Yoga en La Cusinga

Construido sobre una colina orientada hacia el Océano, tejido entre los sonidos y ritmos del floreciente bosque, “Espíritu Salvaje” es un lugar de tranquilidad y equilibrio completo con la naturaleza.  El diseño al aire libre con sus vistas panorámicas del mar y las brisas tropicales crea un ambiente refrescante e inspiratorio ideal para la exploración individual y crecimiento personal tanto para principiantes como avanzados.  Algunos visitantes han dicho:

“Pero lo que quisiera enfatizar acerca de la experiencia de practicar yoga en el Espíritu Salvaje es que cada vez que voy, sea para dar una sesión o avanzar mi propia práctica, cuando me muevo por cada posición, siento como si estuviera fluyendo hacia la gracia.  Me resulta más fácil conectar con mi paz interna, y cuando vuelvo a mi casa siento mi energía renovada y mi corazón lleno de alegría.  Sin duda es una experiencia que vale la pena vivir.”

Desde al amanecer hasta el atardecer, nuestros huéspedes pueden utilizar las instalaciones para avanzar sus prácticas.  También La Cusinga tiene el agrado de ofrecer sesiones de yoga con Pilar Salazar, co-dueña de Bodhi Surf School, una empresa local con un fuerte compromiso con la preservación de la riqueza natural y cultural de la zona.

Acerca del Yoga

Ofrecemos una variedad de estilos diferentes, tales como: Ashtanga, Vinyasa Flow y Anusara.  Durante nuestras sesiones de Yoga se moverán por una serie de secuencias combinadas con ejercicios de respiración profunda, meditación y técnicas de relajamiento para aumentar su presencia, energía y flexibilidad.  El hermoso entorno pacífico crea el ambiente ideal para su fortalecimiento físico, mental y espiritual.

De la Profesora

Pilar Salazar practica yoga desde el año 1999.  Empezó su viaje con el estilo de yoga Ashtanga Vinyasa Flow, aunque Anusara Yoga le ha llamado la atención últimamente.

Todos sus estudios y experiencias se han unido para crear un estilo dinámico y alentador.  En sus sesiones Pili enfoca en una combinación de yoga y meditación como fórmula para una vida más sana.  Combina la respiración fluida y los movimientos elegantes con su espíritu alegre de “Pura Vida” para crear una experiencia memorable y renovadora.

Los gigantes árboles de ajo (Caryocar costaricense)

En los bosques virgenes  de Osa, Pacífico Sur de Costa Rica, se encuentran unos gigantes que asombran a los visitantes por su tamaño, se trata de los árboles de ajo, Caryocar costaricenseuna especie endémica de Centroamérica y el Norte de Sur América.

Esta especie puede alcanzar hasta 55 metros de altura y llegar a vivir más de 500 años, se cree que pueden llegar hasta más de mil años de antiguedad. Su nombre popular se deriva de su floración, ya que cuando sucede el olor es similar al de los ajos que se utilizan en la cocina, igualmente el aroma de la madera. El periodo de floración se da comunmente de enero a marzo.

En torno a estos gigantes del bosque, existen mitos y leyendas que cuentan los idigenas nativos, ya que por su tamaño y edad cuentan que eran considerados deidades por culturas precolombinas, por antiguedad, denominados seres sabios y de gran importancia en los ecosistemas.

En La Cusinga Lodge, se conserva un grupo de árboles de esta especie y se pueden descubrir en el sendero del mismo nombre. No existen palabras adecuadas para describir esta obra de naturaleza y recomendamos que todos  vayan a apreciar su antigua y mágica inmensidad.

En la actualidad los árboles de ajo, son una especie amenazada en peligro de extinción, por la tala indiscriminada que casi acaba con esta especie única de la región. De manera que nos esforzamos en conservar esta maravilla de la naturaleza en nuestra reserva de más de 300 hectáreas, asimismo esta especie es parte de nuestro programa de reforestación, ya que su reproducción es muy dificil pues entre miles de semillas, solo uno logra germinar.

Descubra esta especie en los senderos de La Cusinga Lodge y contribuya con la conservación de uno de los árboles más bellos y místicos del planeta.